¿Qué deberíamos aprender de nuestra competencia?

A veces cuando uno tiene un negocio le estresa pensar que están surgiendo otros parecidos. Pero yo creo que si lo que uno hace es de calidad no hay problema con que aparezcan empresas similares. Es así como Casa Carmen Restaurante Sevilla se mantiene siempre lleno aunque sigan apareciendo negocios de comida. La calidad de este restaurante se mantiene, el servicio es de primera y la comida impecable. No tienen de qué preocuparse.

Este restaurante, como su nombre lo indica, hacen creer que uno está en su propia casa. Claro que en una hipotética casa donde la cocina es maravillosa y de ella salen las aromas más singulares. El trato en Casa Carmen es muy cálido y al mismo tiempo muy respetuoso. Es ese equilibro perfecto que solo consiguen los profesionales en el arte de la atención al cliente.

Otra de sus cualidades es la facilidad para adaptarse a distintas situaciones. Un ejemplo es preparar menús para cenas de negocios. También tienen experiencia en cenas familiares. Yo mismo he organizado varias con mi familia en este restaurante. Y eso que es muy difícil complacer a mis padres. Y siempre que van salen satisfechos con el menú y con la atención.